¿En qué fijarse antes de comprar una propiedad usada?

Revisar la mantención de los espacios comunes y la infraestructura, además de verificar que no existan deudas del propietario con la vivienda son algunos de los factores más relevantes a la hora de invertir en un inmueble.

Comprar una propiedad es una de las decisiones más importantes que toma una persona en la vida. Se trata de una gran inversión y a largo plazo. Por lo mismo a la hora de elegir un inmueble es necesario cotizar distintas opciones: en blanco, en verde y usados, y de esa manera optar por la mejor opción para vivir y/o para invertir.

Si se toma la elección de comprar un inmueble usado es importante evaluar su ubicación, servicios cercanos, accesibilidad, mantención de los espacios y que no existan deudas del propietario anterior del inmueble, así lo explica Jaime Sarrà, director general de la consultora inmobiliaria NAI Sarrà.

El experto indica que si bien a veces las viviendas usadas pueden tener un precio muy competitivo en comparación con aquellos nuevos es importante considerar los arreglos que habrá que hacer.

“En general cuando uno compra una vivienda usada se necesita hacer ciertos arreglos, adecuación de algunos espacios y el cambio de materiales, por lo mismo siempre es importante analizar cuánto es el dinero que implica y si vale la pena, ya que muchas veces supera el precio de una vivienda nueva”, sostiene Sarrà.

El experto relata que es importante revisar la última vez que le hicieron mantención a los ascensores y calderas, el funcionamiento de las llaves de paso del gas y el agua, y que los techos no tengan filtraciones, ya que evitará problemas y gastos extras a futuro.

Otra de las variables importantes para evaluar la compra de una vivienda es su ubicación, si el lugar tiene acceso a movilización, áreas verdes y si es una zona residencial o en vías de desarrollo, lo cual aportará en la plusvalía y rentabilidad de la casa o departamento a futuro. Agrega que es recomendable asegurarse que el costo de mantención de la propiedad junto con el de los gastos comunes, sean acordes a las funcionalidades que ofrece y las pretensiones del nuevo propietario o arrendatario.

Por otro lado, Sarrà indica que otro aspecto que suelen olvidar los compradores, principalmente los primerizos, es si la vivienda no tiene deudas de cuentas impagas por parte del propietario anterior.

 

Fuente: Nai Sarrà